Enseñanzas, cursos, diplomados, terapias, grabaciones, directorio de profesionales en Iberoamérica y mucho más por el Instituto Círculo Aleph y su Escuela Superior de Hipnosis Profesional, de reconocido prestigio internacional en la Hipnosis Profesional. Rector Prof. Sergio Valdivia

Aquí tu nueva vida

Los primeros hipnotizadores son los padres

Los primeros hipnotizadores son los padres
La repetición constante de ciertas afirmaciones hacia los niños por parte de un adulto a quién ellos lo consideran autoridad, constituye una fuerte hipnosis. Esos mensajes llegan directamente al subconsciente y determinarán, para bien o para mal, su vida futura. Esto bien lo saben los hipnoterapeutas, quienes dedican varias sesiones a cambiar esas programaciones infantiles que muchas veces provocan una vida de inseguridad y baja autoestima.

Comparto con ustedes estas enseñanzas que son muy valiosas para aprender a tratar mejor a los niños.

Lo que un padre sensato nunca diría

Me temblaban las manos mientras miraba la larga lista de notas malas que aparecían en la libreta de mi hijo, estudiante de enseñanza media.
-¿No te advertí que esto iba a suceder? -le reclamé.
Él, callado, me daba la espalda. Proseguí mi ataque.
-El problema contigo es que eres un flojo.
Enfurecida por su silencio, añadí:
-Ni siquiera tiene sentido tratar de hablar contigo. ¡No vas a lograr nada en la vida!

Acababa de golpear a mi hijo con tres tipos de observaciones que, según los expertos, se cuentan entre las más per-judiciales para los niños: un “¡Te advertí!” pronunciado desde la excelsitud de mi sabiduría, una etiqueta negativa y una condena general de su futuro. Envuelta en mi propia rabia y frustración, denigré y aparté de mí a mi hijo, y empeoré una situación de por sí mala.

De tanto en tanto, todos decimos cosas ofensivas a nuestros hijos, y no por ello se acaba el mundo. Empero, la repetición constante de comentarios como los anteriores puede perjudicarlos para toda la vida. “Los niños aprenden a comunicarse en casa”, observa Michael Baetty, profesor de comunicación en la Universidad Estatal de Cleveland, en Ohio. “Los chicos que son blanco permanente de insultos y críticas llegan a adultos usando el mismo lenguaje negativo”. Esto puede ocasionarles dificultades en el trabajo, con sus cónyuges y con sus propios hijos.

Los psicólogos, los educadores y otros expertos han identificado los comentarios más destructivos que los padres hacen a sus chicos. Si usted ha incurrido en esta conducta, quizá está minando la sensación de bienestar de su hijo hoy y en los años venideros. He aquí siete de las frases más comunes y destructivas que puede decir a sus pequeños.

“DEBERÍAS HABERLO HECHO ASÍ”

En su libro The Self-Confident Child (“El niño seguro de sí mismo”), la doctora Jean Yoder y William Proctor describen en caso de un niño en edad preescolar que, con mucho esfuerzo, aprende a atarse los cordones de sus zapatillas. Va con su padre y le muestra orgullosamente su logro. -Fantástico -le dice éste-, pero deberías haberte puesto cada zapato en el pie que corresponde.

Kevin Leman, psicólogo de Arizona, y uno de los conductores de un programa de radio en el que se da consejos a los padres, recomienda a su auditorio no conjugar el verbo deber con los hijos. "No sea crítico”, advierte. Cuando se combina el elogio con la censura, los chicos suelen prestar más atención al aspecto negativo del comentario. “Si su pequeña de cinco años ha hecho su cama, y usted de inmediato reacomoda la almohada mientras le dice que ha hecho un magnifico trabajo, ella pensará: Mamá alaba mi esfuerzo, pero supongo que pude haber hecho esto mejor".

En Massachusetts, un padre de cinco muchachos recuerda un incidente de la época en que era entrenador del equipo de béisbol de su hijo, que entonces tenía 12 años. “Ya casi al final de su partido, con el marcador muy parejo, a mi hijo le tocó batear”, relata el padre. “Aunque había casa llena, lo poncharon. Lo puse de vuelta y media mientras regresaba a la caseta de jugadores. Le dije cómo debería haber sostenido el bate, y luego agregué que hasta un chico de nueve años lo habría podido hacer mejor que él”. Su hijo estaba consternadísimo.

Herido por las constantes humillaciones que le hacía objeto su padre, el muchacho se volvió hosco y retraído. Finalmente el hombre comprendió que sus palabras eran demasiado duras. “Aprendí que, en lugar de gritar, era más sensato que yo conversara con mi hijo sobre sus errores y la manera de corregirlos”.

Hasta la crítica constructiva duele cuando se expresa en un mal momento; por ejemplo, inmediatamente después de que el niño ha fallado en alguna tarea. Su vulnerabilidad es mayor entonces. Puesto que ni el padre ni el hijo pueden modificar un resultado decepcionante, en ocasiones es preferible no hablar del asunto de inmediato. “Más tarde”, recomienda Anita Vangelisti, profesora adjunta de comunicación verbal en la Universidad de Texas en Austin, “dirija sus esfuerzos a explorar los sentimientos del niño y a trabajar con él para encontrar la manera de mejorar su desempeño”.

Harriet Webster

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Tu participación es muy importante para nosotros!

Nuestro equipo docente es experto en prepararte para tus exámenes. Experiencia desde 1972.