Enseñanzas, cursos, diplomados, terapias, grabaciones, directorio de profesionales en Iberoamérica y mucho más por el Instituto Círculo Aleph y su Escuela Superior de Hipnosis Profesional, de reconocido prestigio internacional en la Hipnosis Profesional. Rector Prof. Sergio Valdivia

La hipnosis existe y funciona


Hipnosis e hipnoterapia en el Instituto Internacional Círculo Aleph
Alumna de Diplomado de
Círculo Aleph en sus
prácticas finales.
La hipnosis cada vez se emplea más incluso por los psicólogos del siglo XXI para ayudar a sus pacientes. Aunque ahora esté de moda, egipcios, griegos e incas ya la usaron para sanar trastornos mentales.

Y pesar de que estudiosos de Harvard, como Elvira V. Lang, creyeron a principios del siglo XXI haber descubierto la panacea por usar la hipnosis como analgésico en las cirugías, la verdad es que a Santiago Ramón y Cajal, a finales del XIX, ya se le ocurrió esta idea. Tanto que, después de haber investigado en el tema, hipnotizó a su propia esposa para que no sintiera dolor en sus dos últimos partos.

Ya sea a través de un péndulo dando vueltas; balanceándose el individuo con los ojos cerrados en medio de una habitación; con un simple chasquido de dedos y un toque en la frente; apretando las manos o tirando una moneda lentamente... Los métodos para dormir a un individuo son muy variados.

Escucha este artículo

Ir a descargar

Los trastornos se superan rápidamente con hipnosis

Pero para que el sujeto siga al terapeuta, éste debe verbalizar técnicas de profundización. Por ejemplo, una escena por la que se va bajando por una montaña -que los pacientes describen como relajante y agradable-; un ascensor que desciende suavemente; la bajada de una escalera con entre 10 y 20 peldaños donde al final espera una plácida mecedora... Todas estas situaciones evocadas por el hipnotizador, a través de frases encadenadas, buscan estabilizar los cambios cognitivos, emocionales, perceptuales y comportamentales obtenidos con la inducción hipnótica. Ya de lleno en la sesión, se tratarán los problemas que se quieran corregir.

La ansiedad, la angustia, el miedo a hablar en público, dolores de tipo crónico y adicciones a sustancias y al sexo, entre otros trastornos, pueden mejorarse y acelerar notablemente su superación si la hipnosis se emplea como complemento de la terapia.

Cada vez más médicos recurren a ella. Los odontólogos para combatir el bruxismo (apretar la mandíbula por tensión nerviosa); pero también se emplea en procesos dermatológicos, en colon irritable e incluso como anestesia en cirugías menores.

"La hipnosis en sí misma no es curativa. Dentro del trance nosotros debemos lanzar mensajes al paciente y dejar que él nos dé claves que serán muy útiles para la terapia completa", aclara un psicólogo, que señala que muchas veces intentando solucionar un dolor o una fibromialgia ha descubierto en realidad un problema matrimonial, un nudo emocional o una situación de estrés acumulado.

La hipnosis actúa efectivamente en el cerebro y la mente

En los últimos 6 ó 7 años, con la llegada de las técnicas de neuroimagen, se ha comprobado que cuando un individuo está en hipnosis se le alteran las mismas zonas que si estuviera viviendo la situación realmente. Esto es, si le dices que recuerde un ataque epiléptico se le activarán las mismas respuestas cerebrales que si lo estuviera sufriendo.

La práctica no deja lugar a dudas: la hipnosis existe y funciona. Se basa en estructuras del sistema límbico, partes del cerebro relacionadas con las respuestas emocionales, el aprendizaje y la memoria.

Pero en otros campos, los investigadores aún tienen grandes cabos por atar, ya que no se ha descubierto el mecanismo cerebral exacto por el que funciona la hipnosis.  Aunque a los clínicos eso nos da igual, porque la realidad es que funciona. Esta técnica acorta notablemente el tiempo total de duración de una terapia, si bien es cierto que "no hay soluciones mágicas.

Aunque casi mágico le debió parecer a una paciente de Antonio Mendo dejar de vomitar después de más de una década haciendo carreras de montaña. "La chica era deportista desde los 14 años, y a los 25 tenía los dientes muy estropeados, una úlcera y varios problemas más de salud porque cada vez que iba a correr y a competir -algo que le apasionaba- vomitaba de manera incontrolada. Con hipnosis conseguimos que no vomitara en varias ocasiones y luego ella controló la situación, aprendió a autohipnotizarse y no vomitó nunca más", explica este facultativo que ha usado esta técnica desde 1991 con nadadoras y futbolistas, entre otros.

Genoveva Pérez Mazuecos tuvo una fugaz experiencia como paciente hipnotizada. Psicóloga, de 31 años, recurrió a una sesión para mejorar la atención en el estudio de unas oposiciones.

"Era muy incrédula, pero entré en hipnosis. El terapeuta me sugestionó, me hizo contar hacia atrás, dar vueltas sobre mí misma y hacer algo con los brazos que no recuerdo. Yo lo oía con calma y cuando me senté me sentí totalmente relajada, incluso intenté subir los brazos y no pude. Al final me dijo 'ahora te despiertas' y me dio un toque suave en la frente. Me desperté súper relajada", narra esta malagueña que durante la sesión olvidó sorprendentemente el número 7. "Me dijo que iba a borrar el número 7 de mi cabeza y cuando me hizo contar hasta 10 fui incapaz de pronunciarlo", reconoce esta joven que en una sesión notó mejoría, aunque no repitió.

Cristina Calvo, de 21 años, se puso en manos de este profesor de Psicología para superar una manía: llevar las gafas siempre puestas cuando sólo las necesita a ratos para conducir y leer. "Fue una sesión muy efectiva -hace algo más de un mes y medio- tras la que sentí que veía todo mejor y me fijaba en más detalles que antes. Ya no tengo tanta dependencia de mis gafas, que casi siempre van colgadas en mi camiseta o puestas en el pelo", narra esta estudiante que se acuerda de lo que pasó en la sesión porque lo ha visto grabado en vídeo.

"Aunque al principio tenía miedo terminé muy relajada y dejándome llevar. Recuerdo que Antonio, que me hizo entrar en hipnosis con su voz, me hizo visualizar un árbol a lo lejos y acercarlo una y otra vez como si fuera un zoom", finaliza esta joven que tuvo que asistir a dos sesiones con otras compañeras antes de ponerse ella misma en manos del terapeuta.

Los hipnoterapeutas de Círculo Aleph son certificados, siguen un código estricto y son capacitados tras cientos de horas de clases, contando además con actualizaciones permanentes. Ubíquelos en www.portaldehipnosis.com/profes.htm

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy interesante esta página web. Realmente me agrado. Creo que me ayudaría mucho a cambiar hábitos.

Alfonso

Anónimo dijo...

COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA


Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente.


Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años

Publicar un comentario

¡Tu participación es muy importante para nosotros!