Enseñanzas, cursos, diplomados, terapias, grabaciones, directorio de profesionales en Iberoamérica y mucho más por el Instituto Círculo Aleph y su Escuela Superior de Hipnosis Profesional, de reconocido prestigio internacional en la Hipnosis Profesional. Rector Prof. Sergio Valdivia

¿Existe la reencarnación?

Las religiones orientales aceptan la realidad de la reencarnación. Cuando una persona muere, se le da cierto número de existencias para que regrese al mundo tridimensional y pague sus errores (karma), al mismo tiempo que la divinidad le premia (dharma) por las buenas acciones realizadas en vidas anteriores.

El fanático del cristianismo se ciega negando este hecho que si nos ponemos a analizarlo por medio de la Biblia, encontraremos que hasta el mismo Jesús de Nazaret lo aceptaba. Al platicar el nazareno con sus apóstoles les pregunta; ¿qué dice la gente de mí? A lo que le responden: "Señor, unos dicen que eres Elías y otros un gran profeta". ¿Y para ustedes, quién soy? A lo que le responden: "El hijo de Dios".

Y cuando Jesús estaba por expirar en la cruz, claramente exclama: "Heli, heli, heli, lamah zabac tani". Y el soldado romano que está a sus pies dice: "¿Por qué está llamando a Elías?". Un poco de conciencia que pongamos en estas frases nos indican que hasta en la Biblia está escrito sobre la realidad de la reencarnación. Y eso que la Biblia fue mutilada en el año 172 por el arzobispo de Lyon, Irineo, al arrancarle lo que la Iglesia considera "evangelios apócrifos".

Shanti Devi fue protagonista de un caso de reencarnación dejando atónito a más de un hombre de ciencia que estudió el caso. Esta persona nació en la ciudad de Delhi, India, en 1925, en el seno de una familia de clase acomodada y buena reputación. Todo se suscitaba con naturalidad en la vida de la niña hasta los 3 años de edad, en que sus padres notaban que con insistencia mencionaba a su esposo e hijos. Primero pensaron que era cosa de niños, pero como continuaba el caso, comenzaron a alarmarse.

La infante mencionaba cómo su esposo a Kedarnath y decía vivía en una ciudad de nombre Muttra. Describía con lujo de detalles la casa donde vivían ellos y que tenía un hijo que continuaba viviendo con su padre.

La pequeña fue llevada a consulta con el médico de la familia, quien ya conocía la historia y en su consultorio comenzó a interrogarla para ver si la chiquilla se equivocaba o cambiaba de parecer. Pero Devi se mantenía firme en su relato y dijo que ella había muerto al dar a luz en 1925, casi un año antes de nacer en Delhi. El galeno quedó muy confundido con lo que había tomado primero como una broma, la cual acabaría después de la consulta.

Al cumplir 7 años de edad, Shanti fue interrogada por una docena de médicos los cuales quedaban perplejos ante los hechos. Un año después, un tío de la niña, el profesor Kishen Chaud, decidió que ya era hora de investigar y dejar de escuchar la misma historia. Había que ir al poblado de Muttra y cerciorarse si en realidad vivía ahí un hombre de nombre Kedarnath, si tenía un hijo y su esposa que se llamó Ludgi había muerto al dar a luz en 1925.

El profesor escribió una misiva enviándola a la dirección mencionada por Devi, dirigida a Kedarnath. Todo concordaba, pero Kedarnath sospechaba que podría tratarse de una trampa y al principio rehusó entrevistarse con la niña por temor a que le quisieran quitar su propiedad.

Y se presentó una oportunidad para aclarar el caso. Un primo de Kedarnath tuvo que viajar a Delhi y aprovechó para visitar y tratar de hacer negocios con el padre de Devi. Para ese entonces, la infante tenía 9 años de edad y un día, al encontrarse ayudando en la cocina a su madre, llamaron a la puerta por lo que la mamá le pidió fuera a abrir para ver quién les visitaba.

Como se tardaba la niña en regresar, la madre fue a ver lo que sucedía y en la puerta estaba un extraño bastante incómodo porque la niña lo había reconocido como el primo de su esposo y no paraba de platicarle.

Al llegar el padre de Shanti, el primo de Kedarnath le contó toda la historia. El no podía reconocer a la niña, pero le confundía que ella sí lo conocía a la perfección. Efectivamente, Ludgi había fallecido en 1925 al dar a luz y su esposo e hijo aún vivían.

El profesor Chaud recomendó a los padres de su sobrina invitaran con gastos pagados a Kedarnath sin que la infante conociera este hecho. Días después llegó Kedarnath y cuando visitó la casa, Shanti se arrojó a sus brazos llorando de alegría, llamándolo con diminutivos que ella acostumbraba.

Esto desconcertó a los visitantes porque el señor no podía aceptar que una infante fuera lo que decía ella, era su esposa. Y partió hacia su ciudad natal haciéndose infinidad de conjeturas.

Los principales periódicos de India dieron relevancia al suceso de reencarnación. Desh Bandu Grupta, presidente de todos los publicistas asociados a los periódicos hindúes y también miembro del Parlamento, se reunió con algunos colegas y decidieron estudiar personalmente el caso.

Llevaron a la niña a la ciudad de Muttra, lugar en el que nunca había estado. Al llegar a la estación del ferrocarril, Shanti, sin vacilar, identificó a la madre y hermano de su supuesto esposo y platicó con ellos en el dialecto de la región. Dejaron que ella los guiara hasta la casa donde decía había vivido y cuando llegaron, efectivamente existía esa dirección, sólo que ahora estaba habitada por otras personas que no permitieron su acceso por creer se trataba de un ardid publicitario.

Al ser llevada a la residencia de Kedarnath, reconoció a los 2 hijos mayores que había tenido en vida Ludgi. Pero el menor de 10 años se sentía incómodo por estar frente a una joven mamá. En la casa de la madre de Kedarnath, Shanti pronto reconoció todos los cambios que ésta había sufrido. También mencionó el lugar donde ella había escondido unos anillos antes de su muerte. Las sortijas fueron encontradas en el lugar mencionado.

El profesor Indra Sen, de Sri Aurobindo Ashram, en Pondicherry guardó los documentos de este caso de reencarnación. Shanti Devi, al regresar a su casa comprendió que debía iniciar una nueva vida y olvidarse de recuerdos de la vida anterior. En 1958, el Washington Post la entrevistó sobre ese caso y para ese entonces laboraba como oficinista del gobierno en Nueva Delhi. Era una mujer tímida y andaba en casi los 33 años de edad.

Comentario: Cuando volvemos a nacer en otro cuerpo, los recuerdos pasados son borrados para que la persona no se confunda con la realidad. Aún así, encontramos gente con cierto adelanto espiritual que recuerda parte de sus vidas pasadas (sin necesidad de hipnosis) y prefieren callarlo porque la gente no comprende estas cosas. Es hermoso recordar quiénes fuimos en pasadas vidas. Esto es posible investigándolo por medio de viajes astrales conscientes a los Archivos Akáshicos, ubicados en la Cuarta Dimensión.

Frank Barrios Gómez
Publicado en el Diario de Xalapa, México.

Sergio Valdivia
Autoridad mundial en Hipnosis atiende en Chile y Argentina. Tel. Santiago de Chile y Curacaví: 835 2306.
Transforma tu vida en pocas semanas con mi sesión de Hipnosis especialmente grabada para ti. En cualquier lugar del mundo tienes a un experto activando el poder de tu mente. www.nuevavida.portaldehipnosis.com

2 comentarios:

Anónimo dijo...

en lo personal creo en la re encarnacion. soy hipnoterapeuta 20 años experiencias. No acepto a ciegas el 100% de lo que diga una persona en trance sea realmente de vidas antes de esta vida. terapeuticamente es util interesante escuchar a la persona para analizar.Sobre regresiones - terapias hay verdades y mitos.No es *milagros express* el saber las causas reales de problemas no sana instantaneamente, mas aun muchos pacientes

sin hipnosis regresion saben las causas pero hay razones en el subconsciente que no desean ser sanados, esto para el comun de las

personas parace absurdo ilogico, el subconsciente no es racional no es logico segun la mente consciente y de ahi el conflico, muchas veces las causa primarias de

problemas mental fisicos son los conflictos lucha entre el YO MORAL el YO INSTINTIVO

Anónimo dijo...

. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA

Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente

Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años

Publicar un comentario

¡Tu participación es muy importante para nosotros!